Notice: get_bloginfo was called with an argument that is deprecated since version 2.2.0! The home option is deprecated for the family of bloginfo() functions. Use the url option instead. in /var/www/hernanmouro.org/wordpress/wp-includes/functions.php on line 4657

Rodol­fo Ber­nar­do Ari­za­ga nacio en Bue­nos Aires, el 11 de julio de 1926. Comen­zó a estu­diar piano a los ocho años, con Eli­sa Frei. A los cator­ce años se gra­duó en el Con­ser­va­to­rio Bue­nos Aires, don­de fue dis­cí­pu­lo de Alber­to Williams (piano) y José Gil (armo­nía). Ari­za­ga com­pu­so su pri­me­ra obra, Aires bohe­mios, para piano, a los quin­ce años. En 1943 obtu­vo el títu­lo de Pro­fe­sor de Armo­nía, mien­tras con­ti­nua­ba sus estu­dios de piano con Williams. Entre 1945 y 1947 estu­dió com­po­si­ción con el com­po­si­tor nacio­na­lis­ta Luis Gian­neo. Tam­bién estu­dió leyes en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal y filo­so­fía en el Ins­ti­tu­to de Estu­dios Supe­rio­res. A los vein­te años comen­zó sus acti­vi­da­des como crí­ti­co musi­cal, una carre­ra tan impor­tan­te como la com­po­si­ción para Ari­za­ga. Fue secre­ta­rio de la Orques­ta Filar­mó­ni­ca de Bue­nos Aires has­ta 1954. Ese año se mudó a París como corres­pon­sal de Cla­rín. En París Ari­za­ga estu­dió com­po­si­ción con Nadia Bou­lan­ger y asis­tió a un cur­so de aná­li­sis y rit­mo por Oli­vier Mes­siaen. Tam­bién estu­dió ondas mar­te­not con Gian­net­te Mar­te­not, una habi­li­dad que apli­có para el estreno de Jean­ne d’Arc au bûcher, en el Tea­tro Colón (1961). Al retor­nar a Bue­nos Aires, tra­ba­jó como secre­ta­rio de la Orques­ta Sin­fó­ni­ca Nacio­nal. Entre 1959 y 1960 estu­dió orques­ta­ción con Teo­do­ro Fuchs. En 1960–61, ense­ñó en el Ins­ti­tu­to Supe­rior de Músi­ca de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Rosa­rio. Sus acti­vi­da­des como perio­dis­ta no estu­vie­ron limi­ta­das a la crí­ti­ca musi­cal: en 1964 se unió al staff de Pri­me­ra Pla­na, una revis­ta muy influ­yen­te de noti­cias, don­de tra­ba­jó duran­te sie­te años, oca­sio­nal­men­te escri­bien­do crí­ti­ca musi­cal, pero tam­bién artícu­los prin­ci­pa­les. Fue miem­bo fun­da­dor de la Unión de Com­po­si­to­res de la Argen­ti­na (UCA, 1964), y del Con­se­jo Argen­tino de la Músi­ca (CAMU, 1968). Ari­za­ga ense­ñó en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires de 1967 a 1969. En 1973, se reti­ró de toda acti­vi­dad regu­lar a cau­sa de la situa­ción socio-polí­ti­ca en Argen­ti­na.

Des­de el comien­zo Rodol­fo Ari­za­ga mos­tró una incli­na­ción par­ti­cu­lar hacia los modos. Esto se mani­fies­ta de dife­ren­tes mane­ras en su obra: a) por el uso de los modos fri­gio, eóli­co y lidio (como en su Libro de poe­mas y can­cio­nes) hacien­do refe­ren­cia direc­ta al fol­clo­re espa­ñol; b) por el uso de otro modos o ragas cono­ci­dos (Cuar­te­to de cuer­das no. 2); c) por el uso de modos ori­gi­na­les (Músi­ca para Cris­tó­bal Colón); y d) a tra­vés de poli­mo­da­li­dad y poli­to­na­li­dad (Hymnus, Cuar­te­to de cuer­das no. 2). La influen­cia de varios com­po­si­to­res es per­cep­ti­ble en su músi­ca: Manuel de Falla en Sone­tos de la pena, Serra­ni­llas de la infan­zo­na, and Mar­ti­rio de San­ta Ola­lla; Mau­ri­ce Ravel, en Serra­ni­llas de la infan­zo­na; Oli­ver Mes­siaen, en Dife­ren­cias del ter­cer tien­to; y Paul Hin­de­mith, en Pre­lu­dio y ariet­ta, Varia­cio­nes bre­ves, and Cris­tó­bal Colón. Ari­za­ga tam­bién con­si­de­ra­ba como muy impor­tan­tes a las rela­cio­nes numé­ri­cas y algu­nas veces orga­ni­za­ba sus com­po­si­cio­nes a tra­vés de esque­mas geo­mé­tri­cos.

Como escri­tos sus acti­vi­da­des no esta­ban limi­ta­das al perio­dis­mo. Escri­bió bio­gra­fías de Manuel de Falla (Bue­nos Aires: Goya­nar­te, 1961), y Juan José Cas­tro (Bue­nos Aires: ECA, 1963), y una Enci­clo­pe­dia de la músi­ca argen­ti­na (Bue­nos Aires: Fon­do Nacio­nal de las Artes, 1971).