Notice: get_bloginfo was called with an argument that is deprecated since version 2.2.0! The home option is deprecated for the family of bloginfo() functions. Use the url option instead. in /var/www/hernanmouro.org/wordpress/wp-includes/functions.php on line 4657

Berta Rojas

por María Luján Ruvi­ra

Habien­do vis­to y escu­cha­do muchos intér­pre­tes de gui­ta­rra (en mi cor­ta carre­ra como estu­dian­te), en dife­ren­tes luga­res: con­cier­tos solis­tas, con­cier­tos de cáma­ra, orques­tas. Un día un pro­fe­sor de piano del con­ser­va­to­rio me dijo: “fuifui a uno de esos Fes­ti­va­les Inter­na­cio­na­les de Gui­ta­rra, que orga­ni­za el Maes­tro D’Alessandro, y lle­va­ron a una con­cer­tis­ta para­gua­ya que me encan­tó”, me dijo. “Se lla­ma Ber­ta Rojas, ¡no sabés cómo toca! Un día bus­ca­la en you­tu­be y mira­la.” Seguí la reco­men­da­ción y, ¡me encan­tó, por supues­to! Esto me moti­vó a rea­li­zar­le la siguien­te entre­vis­ta.

¿Por qué ele­gis­te tu ins­tru­men­to?, tocas­te algún otro antes de ele­gir­lo? ¿Te hubie­se gus­ta­do dedi­car­te a otra pro­fe­sión?

Ade­más de la gui­ta­rra, estu­dié piano, ins­tru­men­to con el que reci­bí un pro­fe­so­ra­do supe­rior. Ele­gí la gui­ta­rra por­que sen­tí que con ella soy capaz de expre­sar­me mucho mejor que con cual­quier otro ins­tru­men­to; su con­tex­tu­ra, soni­do, la cone­xión que sien­to con ella al tomar­la en mis manos, y lo que creo pue­do ser capaz de trans­mi­tir a tra­vés de la músi­ca, fue­ron con­tun­den­tes a la hora de decir: «este es el ins­tru­men­to que quie­ro tocar».

Al ter­mi­nar el cole­gio, fui a la uni­ver­si­dad y estu­dié Eco­no­mía has­ta el 2do. Cur­so, que fue cuan­do final­men­te opté por aque­llo que toda la vida dis­fru­té hacer: Músi­ca.

¿Cómo fue tu for­ma­ción? Fue­ra de los estu­dios for­ma­les, ¿qué cosas tuvie­ron impor­tan­cia para vos en tu for­ma­ción? Te ayu­dó tu entorno (fami­lia, ami­gos, lugar, etc)?

Toda la for­ma­ción que reci­bí pasó por dife­ren­tes momen­tos, eta­pas, luga­res, per­so­nas… y cada uno de ellos se ha cons­ti­tui­do en una pie­za fun­da­men­tal para lo que soy hoy como artis­ta. Mis her­ma­nos fue­ron los pri­me­ros en obser­var que tenía una habi­li­dad espe­cial para la músi­ca, pues como ellos eran mayo­res que yo y toca­ban la gui­ta­rra, inme­dia­ta­men­te nota­ron que pude apren­der con mucha rapi­dez y pre­ci­sión los pri­me­ros acor­des que me mos­tra­ron esa la pri­me­ra vez que me puse a “jugar” con la gui­ta­rra de uno de ellos. Poco des­pués empe­cé mis estu­dios con mis pri­me­ros maes­tros en Asun­ción has­ta obte­ner el Pro­fe­so­ra­do Supe­rior bajo la guía de Feli­pe Sosa y Vio­le­ta De Mes­tral. En ese enton­ces, aún no exis­tía en Para­guay la posi­bi­li­dad de cur­sar una Licen­cia­tu­ra un Músi­ca, por lo que deci­dí embar­car­me tras esa meta siguien­do mis estu­dios en Mon­te­vi­deo, Uru­guay, don­de tuve la posi­bi­li­dad de reci­bir la ins­truc­ción del gran maes­tro Abel Car­le­va­ro. Más ade­lan­te, tuve como maes­tros a Eduar­do Fer­nán­dez y Mario Pay­sée en la Escue­la Uni­ver­si­ta­ria de Músi­ca (Uni­ver­si­dad de la Repú­bli­ca). Con el áni­mo de seguir per­fec­cio­nan­do mi téc­ni­ca gui­ta­rrís­ti­ca y sobre todo, seguir cre­cien­do como músi­co y como artis­ta, fui a vivir a los Esta­dos Uni­dos, don­de obtu­ve la Maes­tría en Músi­ca, en el Pea­body Ins­ti­tu­te, bajo la guía de Manuel Barrue­co. En el año 2000 obtu­ve un “Gra­dua­te Per­for­man­ce Diplo­ma” en esa mis­ma ins­ti­tu­ción.

Fue­ra de mis estu­dios for­ma­les, el haber cre­ci­do en un entorno fami­liar don­de la músi­ca siem­pre estu­vo pre­sen­te, al igual que con mi gru­po de ami­gos y com­pa­ñe­ras del cole­gio, ha sido cla­ve.

¿Qué gui­ta­rris­tas influ­ye­ron en vos? ¿Por qué?

Sin duda, la figu­ra de mayor influen­cia en mi carre­ra como gui­ta­rris­ta, es la de Agus­tín Barrios, uno de los más gran­des com­po­si­to­res-gui­ta­rris­tas de todos los tiem­pos. Cono­cer su músi­ca a pro­fun­di­dad, y su his­to­ria per­so­nal ‑por un la dotan car­ga­da de vici­si­tu­des y por otro, lle­na de vir­tu­des como la per­se­ve­ran­cia, la dis­ci­pli­na, la volun­tad, me impac­ta­ron de un modo que sen­tí la nece­si­dad de hacer algo ante un lega­do tan gran­de que ha deja­do al mun­do. Otros gran­des gui­ta­rris­tas han influen­cia­doen mayor o menor medi­da mi apren­di­za­je, cada uno de un modo pecu­liar y úni­co, como es el caso de un Andrés Sego­via, Julian Bream, John Williams, Eduar­do Fer­nán­dez, Manuel Barrue­co, David Rus­sell y tan­tos otros. Sería difí­cil nom­brar­los a todos.

¿Qué gui­ta­rris­tas escu­chás actual­men­te?

Hay muchos gui­ta­rris­tas muy bue­nos alre­de­dor del mun­do. Me gus­ta que un intér­pre­te sea total­men­te autén­ti­co, úni­co y ori­gi­nal en esen­cia, y que sea capaz de trans­mi­tir­lo en el esce­na­rio. Si un intér­pre­te fue lo sufi­cien­te­men­te hábil como para encon­trar su pro­pio camino y su pro­pia voz como artis­ta, es lo que tie­ne valor para mí, más allá de la per­fec­ción en la téc­ni­ca, en la difi­cul­tad del reper­to­rio ele­gi­do, de los pre­mios gana­dos, o de los títu­los que haya obte­ni­do.

¿Qué géne­ros te gus­tan más o te intere­san?

Ten­go pre­di­lec­ción por la obras de com­po­si­to­res lati­noa­me­ri­ca­nos, muchos de los cua­les están vivos hoy y su músi­ca es de una belle­za sobre­co­ge­do­ra. Es el caso de com­po­si­to­res como Edín Solís de Cos­ta Rica, Qui­que Sine­si de Argen­ti­na, Julio César Oli­va de Méxi­co, entre otros con los que pue­do lograr una cone­xión des­de mi pro­pia esen­cia lati­noa­me­ri­ca­na.

Como yo pien­so dedi­car­me pro­fe­sio­nal­men­te a la gui­ta­rra, me inte­re­sa­ría saber cómo ele­gir un géne­ro.

En mi caso par­ti­cu­lar, lle­gó un momen­to en el que me vi en la nece­si­dad de expre­sar­me des­de lo que soy, afian­zán­do­me en mis raí­ces. Fue así que me encon­tré con­mi­go mis­ma a la hora de inter­pre­tar, y si bien ten­go la capa­ci­dad de incur­sio­nar tan­to en lo clá­si­co como en lo popu­lar, los cri­te­rios que defi­nen qué voy a tocar y de qué mane­ra lo voy a inter­pre­tar guar­dan una estre­cha rela­ción con todo lo que viví, lo que apren­dí, lo que amo y lo que soy. Y des­de allí es que un día, segu­ra­men­te, podrás ver con cla­ri­dad cuál es la músi­ca con la que te sen­tís lla­ma­da a tocar.

¿En qué pro­por­ción sos gui­ta­rris­ta pro­fe­sio­nal, docen­te, tenés otras acti­vi­da­des? Cómo te repar­tís en tus acti­vi­da­des dia­rias?

Fui docen­te en la Uni­ver­si­dad Geor­ge Washing­ton, en Washing­ton DC, duran­te años. En 2012, pese a man­te­ner mi resi­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na, deci­dí com­prar­me una casa en mi país para venir con más fre­cuen­cia y por perio­dos más lar­gos entre con­cier­to y con­cier­to, pasar más tiem­po con mi madre, quien ya con­ta­ba con 86 años en ese momen­to, y gra­cias a esta deci­sión, pude estar más cer­ca de ella en los que resul­ta­ron ser sus dos últi­mos años de vida.

Sigo ense­ñan­do en los muchos fes­ti­va­les inter­na­cio­na­les a los que voy como invi­ta­da, no solo para dar con­cier­tos o inte­grar la mesa del jura­do, sino tam­bién para brin­dar cla­ses magis­tra­les a los jóve­nes gui­ta­rris­tas que acu­den allí con ansias de apren­der. En medio de eso, tra­ba­jo en varios pro­yec­tos que tie­nen rela­ción direc­ta con la pro­mo­ción y difu­sión de la obra de Agus­tín Barrios. Mi rol de con­cer­tis­ta es lo prio­ri­ta­rio en la actua­li­dad.

¿Seguís estu­dian­do para per­fec­cio­nar­te aún más sola o tomás cla­ses con algún pro­fe­sor? ¿Con quién?

Mis últi­mas cla­ses fue­ron con Manuel Barrue­co, en el Pea­body Ins­ti­tu­te. Sin embar­go, ser artis­ta impli­ca un cre­ci­mien­to per­so­nal cons­tan­te, un apren­di­za­je que nun­ca se detie­ne y que se va dan­do de dife­ren­tes mane­ras con­for­me uno va superan­do eta­pas. El desafío es dia­rio, las posi­bi­li­da­des siem­pre son enor­mes. Uno siem­pre debe tra­tar de estar pre­pa­ran­do ante cual­quier opor­tu­ni­dad que pue­da pre­sen­tar­se.

¿Cómo abor­dás una obra al momen­to de estu­diar­la, para apren­der­la? ¿Cómo es el pro­ce­so?

Para empe­zar, una pri­me­ra lec­tu­ra para ubi­car­me en la idea gene­ral de la pie­za, para cono­cer en líneas gene­ra­les la obra. Lue­go vie­ne un tra­ba­jo minu­cio­so de digi­ta­ción que tie­ne que ir reafir­man­do lo que musi­cal­men­te cada fra­se me va dicien­do. A con­ti­nua­ción se tra­ta de que la mus­cu­la­tu­ra vaya res­pon­dien­do a las exi­gen­cias de cada pasa­je al tiem­po que musi­cal­men­te la obra se va afir­man­do en nues­tro inte­rior, cui­dan­do ya de los mati­ces, los tem­pos, la métri­ca, etc. Es muy impor­tan­te can­tar las líneas. La línea meló­di­ca tie­ne que escu­char­se con cla­ri­dad, un buen intér­pre­te debe tener­la muy cla­ra.

¿Tocás músi­ca de cáma­ra?

En este mis­mo momen­to estoy cum­plien­do el sue­ño de tocar con la Came­ra­ta Bari­lo­che, en un pro­yec­to con el que ten­dré el honor de com­par­tir esce­na­rio con esta agru­pa­ción con­si­de­ra­da como el mejor con­jun­to de músi­ca de cáma­ra en la his­to­ria de la músi­ca argen­ti­na.

Los dúos juga­ron siem­pre un rol muy pre­pon­de­ran­te en mi carre­ra: gra­bé un dis­co con Car­los Bar­bo­sa Lima y otro con Paqui­to D´Rivera. Tam­bién ten­go un tra­ba­jo en con­jun­to con la soprano nor­te­ame­ri­ca­na Rebec­ca Lis­ter.

Me gus­ta mucho como inter­pre­tás a Agus­tín Barrios ¿En qué momen­to deci­dìs­te tocar sus obras?

Debió ser cuan­do me pre­sen­té a un con­cur­so en el que debía tocar obras de Barrios. Es pro­ba­ble que esas ganas de lle­var­me el pre­mio, de algu­na mane­ra me hicie­ran sen­tir muy de cer­ca esa tena­ci­dad y dis­ci­pli­na que a él lo carac­te­ri­za­ban, y que die­ron como resul­ta­do que mi admi­ra­ción hacia él fue­ra en aumen­to.

¿Com­po­nés? ¿Hacés arre­glos? ¿Bus­cas algo en par­ti­cu­lar? Si com­po­nés, ¿hacés lo que te sale, usas algu­na téc­ni­ca de com­po­si­ción en par­ti­cu­lar?

Soy intér­pre­te, es la espe­cia­li­dad con la que me sien­to más fuer­te­men­te vin­cu­la­da. La músi­ca es un arte difí­cil, que requie­re mucha cabe­za y mucho cora­zón. Si bien ten­go algu­nos peque­ños arre­glos y com­po­si­cio­nes pro­pias, mi elec­ción ha sido des­de un prin­ci­pio eje­cu­tar la gui­ta­rra de la mejor mane­ra que me fue­ra posi­ble, hacer que mi gui­ta­rra sea un medio efi­caz a tra­vés del cual la idea de alguien más pue­da expre­sar­se con una inten­ción cla­ra, impreg­nán­do­le tam­bién mi sello per­so­nal a la inter­pre­ta­ción. Esto se apli­ca en tan­tas áreas: en la medi­ci­na, por ejem­plo, hay ciru­ja­nos, pedia­tras, clí­ni­cos… rara vez encon­tra­rías un médi­co con dos espe­cia­li­da­des. Es por eso que Barrios es tan espe­cial para mí. Tuvo esa capa­ci­dad de com­po­ner un núme­ro de obras muy rele­van­te, de una difi­cul­tad téc­ni­ca e inter­pre­ta­ti­va alta­men­te desafian­tes, y se des­ta­có ade­más como un exi­mio intér­pre­te de sus pro­pias obras, aún en medio de giras y via­jes cons­tan­tes en un tiem­po en el que mover­se de un lugar a otro no era tan sen­ci­llo como lo es hoy día.

¿Tenés pro­yec­tos actua­les o futu­ros?

Estu­ve invo­lu­cra­da en muchos pro­yec­tos, varios de ellos aún en vigen­cia, de los que qui­sie­ra nom­brar­te tres que tie­nen direc­ta vin­cu­la­ción con la figu­ra de Agus­tín Barrios:

World Wide Web Com­pe­ti­tion:

Se tra­ta de una com­pe­ten­cia onli­ne que inclu­ye entre sus par­ti­ci­pan­tes a jóve­nes de todo el mun­do, de entre 18 a 30 años. Éstos deben regis­trar­se y subir sus videos a You­tu­be. A tra­vés de esta com­pe­ten­cia, tie­nen la posi­bi­li­dad de acce­der a impor­tan­tes pre­mios, en una gran final que se lle­va a cabo en la tie­rra que vio nacer a Agus­tín Barrios: Para­guay. Es una mane­ra demo­crá­ti­ca de con­cur­sar ya que cual­quie­ra que así lo desee, pue­de subir sus videos des­de la como­di­dad de su casa. Gen­te de tan­tos paí­ses ha par­ti­ci­pa­do, don­de per­so­nal­men­te ni sabía que exis­tían escue­las de gui­ta­rra clá­si­ca, como es el caso de Mada­gas­car, por ejem­plo.

Este con­cur­so, que rin­de tri­bu­to a Agus­tín Barrios es una gran ven­ta­na abier­ta de Para­guay al mun­do. Has­ta aho­ra, se die­ron dos edi­cio­nes, una en el 2009, y otra en el 2011. Quién sabe, qui­zá el 2015 sea el año indi­ca­do para lle­var ade­lan­te la ter­ce­ra edi­ción.

Más infor­ma­ción sobre este pro­yec­to:

http://www.barriosworldwide.com/

https://www.youtube.com/watch?v=y88X1ZjvqM4

Con Ber­ta Rojas hoy toca Man­go­ré:

Es un her­mo­so pro­yec­to diri­gi­do a los jóve­nes, con el que lle­va­mos la vida y obra de Agus­tín Barrios a ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de dis­tin­tas ciu­da­des del Para­guay. Has­ta el momen­to hemos com­ple­ta­do 6 edi­cio­nes (la pri­me­ra fue en el 2009).

Más infor­ma­ción sobre este pro­yec­to:

http://www.bertarojas.com/gira-colegios.php

Tras las hue­llas de Man­go­ré:

Con este pro­yec­to, inten­ta­mos emu­lar el reco­rri­do que hizo Agus­tín Barrios en los dis­tin­tos paí­ses de nues­tra Amé­ri­ca y en Euro­pa. Son muchas las expe­rien­cias vivi­das en cada uno de los luga­res a los que fui­mos, y haber hecho gran par­te de este reco­rri­do jun­to al gran Paqui­to D´Rivera es una satis­fac­ción muy gran­de.  Este 2014 com­ple­ta­mos los 20 paí­ses en total que están invo­lu­cra­dos en este pro­yec­to que sin­ce­ra­men­te es un sue­ño hecho reali­dad.

En este link, pode­mos enco­trar más infor­ma­ción sobre este pro­yec­to de Ber­ta:

http://www.bertarojas.com/huellas/